25 mitos nutricionales que debes conocer (segunda parte)

portada 25 mitos nutricionales parte 2

Compartir Post

El peligro de los 25 mitos nutricionales que debes conocer es que están basados en un razonamiento equivocado que te llevará al fracaso, por un camino equivocado.

Piensa que los mitos nutricionales actúan como creencias negativas que sabotearán tus intentos de cuidarte y mantenerte en tu peso adecuado. Los mitos nutricionales que debes conocer casi siempre se acaban convirtiendo en las excusas de por qué no adelgazas o por qué no te alimentas mejor.

Los mitos reflejan cómo ha sido adoctrinada una sociedad. El mito de que hay algo que te impide adelgazar, señala otro mito aún más peligroso, el de que eres incapaz de resolver tus problemas.

Los mitos infantilizan a las sociedades y a las personas, las hacen dependientes y fáciles de manipular.  Aunque los mitos nutricionales surjan de manera espontánea, siempre son aprovechados por aquellos que saben beneficiarse de ellos.

Este post me ha hecho reflexionar sobre que el trabajo de terapeuta es, en realidad, el de cazador de mitos, ya que consiste en erradicar aquellos pensamientos negativos que hacen fracasar a las personas.

Lo que hemos de temer acerca del mito es su capacidad de contagio, ya que es capaz de enfermar a sociedades enteras robándoles la capacidad de decidir por ellas mismas, a través de la desinformación.

Continuando con esta peculiar campaña de inmunización anti-mitos que consiste en informarte, seguiré explicándote los 25 mitos nutricionales que debes conocer.

Mitos nutricionales referidos al líquido.

25 mitos nutricionales: los relacionados con la influencia del líquido.

1º Para adelgazar hay que beber mucha agua o agua con zumo de limón.

De los 25 mitos nutricionales, éste podría estar relacionado con la recomendación que se hace a los pacientes que están adelgazando de que aumenten su ingesta de líquido.

Esta idea se basa en que la grasa es un tejido de almacenamiento y como tal, también almacena otras substancias del entorno, que pueden ser perjudiciales para la salud.

La recomendación de tomar más líquido es para favorecer la eliminación de estos residuos y los que se producen por la utilización de la propia grasa durante el adelgazamiento.

Algunas personas creen que, tanta insistencia en la recomendación de beber, es porque la bebida es lo que realmente ayuda a adelgazar.

Y aunque es cierto que el líquido ayuda a comer menos cantidad, porque produce una cierta saciedad, no actúa como los detergentes con aroma de limón que se anuncian como los más eficaces para limpiar la grasa de la vajilla. En el cuerpo humano no ocurre lo mismo.

2º Es necesario beber 2 litros de agua al día:

He conocido a algunas personass que bebía 4-6 litros de agua al día aunque decían encontrarse muy bien, presentaban síntomas de hipopotasemia. Su cuerpo eliminaba mucho potasio por beber demasiado liquido.

Es necesario hidratarse con la cantidad de líquido con que cada persona se encuentre cómoda y que no le perjudique. Si bebes un litro y te sienta mal, bebe menos.

No es necesario beber el líquido de golpe, puedes repartirlo a lo largo del día.

El líquido NO tiene que ser necesariamente agua. Puede ser una infusión o un plato de sopa. El agua es un líquido, pero no es necesario tomar agua como tal. Los líquidos contienen agua.

Toma el líquido que necesites y con el que te sientas cómoda.

3º Beber líquido durante la comida engorda:

Se ha dicho que el líquido diluye los jugos gástricos, la digestión se enlentece y que eso provoca más apetito.

Hay dos cosas interesantes del líquido que deberías saber:

  • Las comidas de textura seca son difíciles de comer si no se acompañan de líquido, porque tardarás más tiempo en comerla y te sentirás más llena. Pero comer solamente comida seca hará que construyas una mala relación con la alimentación que se traducirá en un aumento de peso y un deterioro de tu salud.
  • Beber antes de comer produce cierta sensación de saciedad que siempre se aprovechó para comer menos cantidad. Por eso en el prospecto de muchas pastillas «ineficaces» para adelgazar dice que han de tomarse antes de cada comida con dos vasos grandes de agua.

Beber durante la comida puede ayudarte a tragar sin masticar y así a comer más rápido con la consecuente sensación de hambre todo el día, a pesar de haber comido bastante.

Pero también puede hacer que te sientas más llena comiendo menos cantidad.

Alimentarte de manera saludable es una cuestión de sentido común. No hay una norma rígida, cada caso es diferente, lo que vale para una situación no sirve para otra.

El agua caliente elimina la grasa.

Solamente es cierto para el lavavajillas.

El sudar, la sauna y todo lo que aumente el calor corporal no quema la grasa y mucho menos el agua caliente. Es posible que los líquidos calientes ayuden a algunas personas a comer menos cantidad, pero no les queman la grasa.

5º La retención líquida engorda.

Si no orinas todo el líquido que bebes, pesas más, pero no engordas (no acumulas más grasa).

Un litro de líquido pesa un kilo, si la densidad es uno.

Hay circunstancias que pueden hacer que no elimines todo el líquido que bebes, como el ciclo menstrual o una comida más salada, pero de ninguna manera significa que hayas engordado.

Metabolismo y mitos nutricionales.

25 mitos nutricionales: los referidos a la influencia del metabolismo.

1º Hay personas que pueden comer todo lo que quieran y no engordan.

Se puede comer de todo y estar delgada, pero hay que saber comer.

Si una persona sabe alimentarse y sabe compensar los excesos que pueda hacer en una comida puntual, puede darte la impresión de que come lo que quiere y no engorda, pero la realidad es muy distinta.

Un comportamiento alimentario puntual, no es representativo del comportamiento alimentario habitual de esa persona

2º Sudar adelgaza:

De los 25 mitos nutricionales éste está muy extendido.

Cuando sudamos perdemos mucha agua y sales minerales.

Es normal bajar de peso tras una sudoración abundante, pero en este caso perder peso no es sinónimo de adelgazar.

Adelgazar es eliminar grasa. Sudar es eliminar líquido. El sudor no son las calorías consumidas.

Una persona deshidratada pesa menos, pero no ha perdido grasa, no ha adelgazado.

Los ejercicios que nos hacen sudar mucho, no son ni mejores ni peores.

Haz cualquier ejercicio adaptado a tus condiciones físicas, que te resulte divertido, para que lo practiques con regularidad.

Darle un buen paseo a tu perro o bailar son dos ejercicios que no lo parecen, hay muchas maneras de hacer ejercicio, te recomiendo que te diviertas, porque es doblemente beneficioso.

mitos nutricionales y la necesidad de pasar hambre.

3º Es necesario pasar hambre para adelgazar

Este mito se basa en un razonamiento matemático: al rebajar la cantidad de calorías que comes si mantienes el mismo gasto de energía, adelgazas.

La realidad nos dice que si una persona pasa hambre estará de mal humor. No aguantará mucho tiempo a dieta, en cuanto pueda se dará un atracón de comida y no habrá aprendido a solucionar su problema.

La voz de la experiencia nos dice que así construirás una relación tóxica con la comida.

Te interesa:

Tu relación con la comida : ¿Es buena o tóxica?

La comida será para ti un enemigo en vez de un aliado, porque basas tu relación con ella en luchar contra los alimentos y no en aliarte con ellos, aprendiendo a utilizarlos, para que te ayuden a estar sana y en tu peso adecuado.

4º El peso y la salud dependen de la genética y del metabolismo.

La genética y el metabolismo tienen una importancia menor de lo que se cree.

Te aseguro que solo sirven como excusa, porque la realidad práctica nos dice lo contrario.

En mi experiencia, resulta más importante el interés y las ganas que le pone cada persona.

La genética no es una sentencia, es una probabilidad y como todas las probabilidades depende de la realidad en que se desenvuelve cada persona.

La diferencia de adelgazamiento entre las personas no está solamente en su metabolismo, porque su actitud es lo más importante. Las personas aparte de metabolismo también tienen una personalidad. Reducir el peso a contar calorías y la alimentación sana a una tabla de alimentos es NO reconocer todas las facetas que afentan a las personas.

5º Es normal engordar en la menopausia

Es cierto que la menopausia implica algunos cambios físicos que podrían favorecer el aumento de peso, pero como en el caso anterior, la realidad contradice la teoría. Muchas mujeres en la menopausia se mantienen perfectamente en su peso adecuado o adelgazan muy bien.

La menopausia, al igual que la adolescencia o la etapa adulta implica un reto, lo importante es cómo enfrentas ese reto. La menopausia no es una sentencia condenatoria, todo depende de las circunstancias que la rodean.

El creer que en la menopausia estás limitada, es una creencia negativa que te hará fracasar porque te sugestionará negativamente.

Mitos nutricionales relacionados con la influencia de otras «perlas» de mitología aplicada.

1º. El contador de calorías

De los 25 mitos nutricionales que debes conocer, éste induce a las personas a creer que tienen un contador de calorías incorporado.

Creen que haciendo un poco más de ejercicio o saltándose la cena es suficiente, para compensar todos los excesos que hacen a lo largo del día.

Desgraciadamente no es un contador homologado y suele fallar bastante. Siempre peca de optimista y hace que las personas hagan más excesos creyendo que los pueden compensar fácilmente.

mitos nutricionales y pesarse todos los días.

2º. Pesarse todos los días:

Solo servirá para que te obsesiones tanto con el peso, que no conseguirás adelgazar. Te provocará tanta ansiedad que tratarás de aliviarla comiendo.

Es normal que el peso varíe a lo largo del día. Cada vez que ocurra creerás que está motivado por algo que hiciste antes de pesarte, cuando no es así. Te complicarás tanto la vida que no conseguirás adelgazar.

Te interesa:

7 creencias erróneas que te impedirán adelgazar

Pastel saludable de arroz

mitos nutricionales y fuerza de voluntad.

3º. Adelgazar se consigue a base de fuerza de voluntad.

Lo que hagas a base de fuerza te acabará cansando. Es mejor que aprendas a utilizar la comida para que te ayude a controlar tu peso. No para complicarte la vida.

La fuerza de voluntad te hará odiar un poco más la comida «sana» y acabarás atracándote a comer lo que no te conviene.

El único “esfuerzo” que deberías emprender será aprender a cocinar saludable y sabroso, saludoso como me gusta decir, pero de una manera fácil y rápida, como enseñamos en nuestra clase gratuita: Cocinar para Adelgazar con Platos Encadenados.

4º. La culpa del efecto rebote la tienen las dietas milagro.

La culpa del efecto rebote es tratar el síntoma (el peso) y no tratar la causa, que sería el estilo de vida, la ansiedad, las comidas desorganizadas, la costumbre de comer deprisa y picotear y una larga lista, que componen lo que llamo una mala relación con la comida.

Cuando la causa está sin tratar lo normal es que el problema reaparezca una y otra vez.

La dieta y el ejercicio solo tratan el síntoma.

El peligro real de los 25 mitos nutricionales

 Los prejuicios y las creencias erróneas son tan perjudiciales, porque lo que crees es lo que obtienes.

Es importante que sepas que gran parte de esa «basura mental» que te sabotea, no te pertenece, sino que te ha sido inculcada.

Además de reciclar los residuos que producimos, es necesario reciclar todo lo que está en nuestra mente y ya ha sobrepasado su fecha de caducidad.

 No te limitan los obstáculos, sino los pensamientos equivocados.

Si te ha gustado este artículo suscríbete, dejarme un comentario o dame un like para ayudarme a difundir este contenido.

NUESTROS PODCAST:

Compartir Post

Los Mejores Artículos Relacionados

Deja un comentario

Responsable: Fernando Aceiro, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en los servidores de mi plataforma de email marketing Mailchimp, ubicados en EEUU y acogidos al EU-US Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@fernandoaceiro.com. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.