Stop a la permarexia


La permarexia es un trastorno de la conducta alimentaria.

Quiénes lo padecen, procuran evitar aquellos alimentos que creen que les pueden hacer engordar.

Esta creencia errónea les induce a estar permanentemente a dieta, porque viven obsesionados por la cantidad de calorías que consumen.

Son personas que sienten una atracción irresistible hacia las dietas “milagrosas”, sobre todo cuando se presentan avaladas por un personaje famoso o cuando se anuncian como “la última novedad”.

Es característico que cambien de dieta con frecuencia: No pueden resistirse al hechizo de lo nuevo, aunque se hayan llevado muchas decepciones con anterioridad.

Suelen ser víctimas de las noticias falsas que circulan por los medios, sobre todo aquellas que adoctrinan sobre un estilo de alimentación muy estricto.

La permarexia: toda la vida a dieta.

¿La permarexia es una consecuencia de la desinformación:

Eso parecen indicar numerosos estudios sobre el tema.

Ten en cuenta que el mundo de los trastornos alimentarios produce gran alarma social, y ya sabemos que alarmar vende noticias.

La desinformación siempre llega a un público más numeroso que la información de calidad.

No es de extrañar que los mensajes sobre el comportamiento “moral” de los alimentos hayan calado tan hondamente en la opinión pública. Actualmente todo el mundo sabe que hay alimentos malos, buenos, peligrosos, milagrosos y un sinfín de categorías.

Esto que ha contribuido a crear una mala relación con la comida.

La señal de alarma ha saltado, porque algunos autores consideran que la permarexia es el paso previo a la anorexia y la bulimia, para ellos es importante hacer un seguimiento de este trastorno.

Los mensajes que fomentan el temor hacia los “alimentos dañinos” podrían inducir a algunas personas a evitar comer, empujándolas a la anoréxia. Pero aquellas personas que son conscientes de que no pueden vivir sin alimentarse, podrían optar por comer y vomitar ese alimento dañino, siendo empujadas hacia la bulimia.

Ya he señalado en otras ocasiones que tratar la obesidad y el sobrepeso con dieta y ejercicio, es tratar el síntoma y no la causa.

Desgraciadamente el discurso de la dieta restrictiva está muy arraigado en la sociedad.

¿Cuáles son las condiciones teóricas para hacer el diagnóstico de permarexia?:

  1. El haber hecho más de tres dietas diferentes al año, para bajar de peso.

Aunque muchos autores consideran que la preocupación excesiva por el contenido calórico de los alimentos es una señal más exacta de permarexia.

2. La dieta restrictiva es la más habitual en la permarexia.

3. Estas personas se comportan de manera obsesiva con respecto al recuento calórico minucioso de los alimentos que consumen.

En general su obsesión son los “números”, ya sean las calorías de los alimentos o los kilos de la báscula.

4. También hay casos en que se preocupan por la composición de los alimentos, llegando hasta la obsesión por comer exclusivamente alimentos “sanos”, como ocurre en la ortoréxia, ya que estos dos procesos pueden presentarse asociados.

5. A veces presentan un consumo obsesivo de complementos nutricionales, vitaminas o productos adelgazantes “milagrosos”.

6. Son frecuentes las oscilaciones en el peso. Pero éste es un signo indicativo de que los hábitos dietéticos de esa persona no están bien instaurados. Esta situación es común a otros problemas relacionados con la alimentación.

7. La alternancia de periodos de restricción alimentaria con otros de ingesta excesiva, que también son comunes a otros trastornos diferentes.

8. También podemos encontrar el mal llamado efecto rebote que les hace aumentar cada vez, algo más de peso.

9. Una característica muy importante es que afecta con mayor frecuencia a la mujer y se culpa de ello a que la presión social impone a las mujeres unos cánones de belleza irreales. Pero hay que señalar que esta incidencia mayor en la mujer, también ocurre con todos los trastornos alimentarios de una manera significativa.

La permarexia es un trastorno que debe diagnosticar un profesional, porque hay que estudiar cada caso de forma individualizada, para estar seguros que los criterios diagnósticos se aplican correctamente.

La permarexia y la obsesión por las calorías.

¿Cuáles son los Factores psicológicos más característicos de la permarexía?:

  • El trastorno dismórfico que se refiere a una fealdad o defecto imaginario, que altera bastante el comportamiento de estas personas.
  • De aquí se derivan los complejos sobre el aspecto físico, que son muy habituales.
  • El aislamiento social que es consecuencia de lo anterior.
  • La Falta de habilidades sociales que son el resultado del aislamiento social.
  • La Ansiedad hacia su persona, ya sea el aspecto físico o el comportamiento.
  • El Perfeccionismo, como resultado del alto nivel de exigencia.
  • La Tendencia obsesiva y el perfeccionismo se alimentan el uno al otro. Por ello suelen comprobar de forma obsesiva que su aspecto y su comportamiento, son los que creen correctos, debido a su inseguridad social.

¿Cuales son los Factores ambientales que más influyen en la permarexia?:

  • La presión de ciertos agentes sociales hacia la delgadez y, sobre todo, hacia la perfección, proponiendo un modelo social en que la delgadez sería la manera de alcanzar la perfección y el éxito.
  • Un nivel de exigencia personal desproporcionado, originado por una mala socialización, que induce ansiedad y comportamientos perfeccionistas, que se manifiestan a través del aspecto físico.
permarexia y trastornos alimentarios.

¿Por qué los trastornos alimentarios generan tanta controversia?:

Los trastornos alimentarios en general afectan sobre todo a las mujeres en un 90% de los casos.

Sobre todo mujeres jóvenes de países desarrollados o países que sufren un fuerte desarrollo económico. Lo que ha dado lugar a un gran numero de especulaciones.

Además la permarexia suele hacer su aparición con la pubertad por lo que también se la ha relacionado con ciertos cambios hormonales.

Pero, en realidad, coincide con la edad en que una persona tiene que decidir sobre su vocación y cómo será su inclusión en el mundo laboral.

Es una época de incertidumbre para las personas jóvenes, motivada por que el entorno en el que viven no sabe dar respuesta a sus necesidades.

Son personas socialmente huérfanas porque están desprotegidas.

Las personas jóvenes son un objetivo estratégico para determinados agentes sociales, por otros motivos que no tienen nada que ver con su salud y bienestar.

La permarexia y los trastornos del comportamiento alimentario son la consecuencia de una sociedad, que necesita reflexionar sobre la calidad de vida que tienen sus ciudadanos y que necesita defender a los suyos de tanta manipulación.

¿Cuál es el mensaje más dañino para una persona propensa a la permarexia?

  • El mensaje más dañino en el aspecto nutricional es difundir la importancia de la dieta restrictiva y la manía de poner a los alimentos en categorías de buenos y malos.

Porque ambos mensajes fomentan una mala relación con los alimentos que es el caldo de cultivo perfecto, para que aparezcan todo tipo de trastornos alimentarios.

  • El mensaje más dañino en el aspecto social, es difundir la creencia de que el éxito se consigue a través de determinado comportamiento o aspecto físico.

Y la propia definición de lo que es el éxito, más orientada hacia a lo social y profesional que a lo psicológico y espiritual.

Estos dos factores provocan una insatisfacción y una inseguridad muy importante hacia el aspecto físico, que delatan que no somos una sociedad plural y tolerante como pretenden hacernos creer, sino que determinados agentes sociales son los que marcan cómo hemos de comportarnos al margen de la propia dinámica de la sociedad.

La permarexia y los medios de comunicación.

¿Cuál es el papel de los medios de comunicación?

Hay muchos estudios que señalan a la publicidad como culpable de la transmisión de muchos valores sociales irreales.

Alguna publicidad se sirve de un discurso en el que se presenta como espejo de la sociedad y para ello potencia algunos estereotipos que no se sostienen en la vida real.

Hay numerosos estudios sobre los mensajes que equiparan la imagen de la anorexia con el éxito.

Las noticias sobre anorexia raramente aparecen en la sección de salud, sino en la de sociedad, cotilleos y alarmismo social.

Es común relacionar los productos bajos en calorías con estereotipos físicamente irreales, que son asumidos como “normales” por los más jóvenes.

La culpa no es de todos los medios de comunicación, sino de aquellos que sirven a otros intereses que no son los de informar a la sociedad, para que decida libremente.

¿Somos víctimas de una extraña forma de contaminación?

Las creencias erróneas y los pensamientos negativos que nos son inculcados contaminan nuestras ideas, nuestras ideas contaminan nuestro comportamiento y nuestro comportamiento contagia a las personas con las que nos relacionamos.

La manipulación y el adoctrinamiento son tan antiguos como la humanidad.

Siempre se han servido de la información tóxica, que señala el interés de otras personas a decidir por nosotros, pero bajo la apariencia de que somos nosotros los protagonistas de esa decisión. De que nos comportamos de la manera correcta según las normas que ellos dictan.

Las personas que padecen algún trastorno del comportamiento alimentario son víctimas de una creencia errónea, pero al mismo tiempo son los portavoces sociales que nos indican que algo malo está ocurriendo a nuestro alrededor.

Los trastornos alimentarios nos dicen que nuestro modelo de sociedad no se ajusta a nuestras necesidades reales, porque un trastorno alimentario expresa un conflicto entre la vida real y lo que otros quieren hacernos creer.

Siempre a dieta.

¿A qué conclusión llegamos?:

Cuando una persona no se identifica con la sociedad en la que vive, llega a dudar de su cordura.

Algunas veces esa disconformidad se manifiesta a través de un trastorno alimentario. Estos trastornos no los crea la sociedad en la que vivimos, sino aquellos que se benefician con la manipulación social.

No se trata de una conspiración, sino de un negocio que deja efectos colaterales en las personas. En general, mantenemos una mala relación con los alimentos. La causa está en la desinformación.

De esta mala relación se derivan unos comportamientos alimentarios que no son sostenibles.

Cuando se repite el mensaje de que las calorías son un enemigo, es normal que surja la permarexia.

Mantener una buena relación con los alimentos, es comer de manera saludable y sabrosa (saludosa como suelo decir), porque es lo que nos garantiza la salud y el peso adecuado.

Si crees que necesitas ayuda con tu alimentación, consulta nuestros servicios y solicita una entrevista gratuita.

Suscríbete a nuestra pagina para estar siempre bien informada y podrás acceder a nuestra clase de cocina gratuita: Cocinar para Adelgazar con platos encadenados.

Permaréxia se escribe acentuado, pido disculpas, lo he hecho a propósito. Como ya os he comentado en otros posts, el robot de Google no entiende de acentos, no reconocería esta palabra si está acentuada, lo que haría que este artículo fuese difícil de encontrar.

Te interesa:


Deja un comentario

Responsable: Fernando Aceiro, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en los servidores de mi plataforma de email marketing Mailchimp, ubicados en EEUU y acogidos al EU-US Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@fernandoaceiro.com. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.

×

¡Hola!

Haz clic para chatear conmigo en WhatsApp o envíanos un correo electrónico a info@fernandoaceiro.com

× ¿Hablamos?