¿Sabías qué la presión social favorece engordar?


La presión social es una de las barreras más importantes que impiden bajar de peso muchas personas.

Además descubrirás uno de los aspectos clave de nuestra vida en común, que te ayudará a manejarte mejor con los demás.

La presión social es el factor con mayor influencia negativa sobre el cambio de hábitos de alimentación. Desgraciadamente suele pasar desapercibido, porque apenas encontrarás información sobre este tema, además se suele confundir con la envidia lo que dificulta que reconozcas su valor real. 

La presión social forma parte de ese instinto tribal tan humano, que trata de hacer que todo siga igual dentro de un grupo (ya sea la familia, los amigos o la ciudad), porque produce una falsa sensación de estabilidad en el grupo.

Todos somos altos o delgados dependiendo con quién nos comparemos. Casi todo el mundo es más bajito que un pivot de baloncesto profesional y más delgado que un luchador de sumo japonés. 

Así es normal que valoremos nuestra imagen personal en relación a aquella imagen que se considera “normal” dentro de nuestro grupo social de referencia: Como puede ser llevar una ropa similar, tatuajes similares, una misma manera de hablar o gesticular que son características de ese entorno social.

En el post sobre la identidad ya te expliqué que tienes una identidad individual que es la que te diferencia de las demás personas y una identidad social, que se basa en lo que tienes en común con los miembros del grupo con el que te identificas.

El el post sobre la imagen física te expliqué que solemos caer en el error de creer que nuestra imagen es nuestra identidad o el ingrediente más importante de la misma. 

presión social y manipuladores

➡️ ¿De dónde viene toda esa presión social?

De que solemos confundir nuestra identidad personal con la identidad de nuestro grupo social de referencia, cuando son identidades distintas.

La presión social también suele camuflarse de preocupación sincera por la salud y el peso de la otra persona. Es frecuente que la persona que adelgaza escuche comentarios “bienintencionados” como estos:

  • «Deberías adelgazar. Eres muy joven y es una pena todos esos kilos que te sobran»
  • «Cuídate porque tienes el aspecto de haberte abandonado, como si no te importase lo que piensen las personas que te quieren»

Pero incluso aunque hayas adelgazado bastante, seguirás escuchando comentarios de signo contrario de las personas que afirman quererte bien y preocuparse por ti:

  • «Deberías tener cuidado. Has adelgazado mucho y no sería raro que padecieses una anemia».
  • «No adelgaces más, porque te estás quedando feísima».
  • «Desde que has adelgazado tienes un carácter insoportable».

Estos comentarios, referidos la persona que adelgaza, suelen ser de alarma hacia un comportamiento que no es el de la mayoría. Lo que realmente te están diciendo es:

 «Tu comportamiento de adelgazar no es el de la mayoría de este grupo. Desde que estás más delgada haces parecer a otras personas del grupo más gruesas, cuando se comparan contigo. Eres una provocadora que está alterando la paz en la que vivíamos, con tus ganas de estar más delgada».

presión social y libertad individual

▶️ ¿En qué consiste la presión social?

Es la influencia ejercida por un grupo social para conseguir que una persona cambie su actitud, comportamiento, pensamiento, sistema de creencias y su estilo de toma de decisiones.

Tiene una parte positiva porque ayuda a las personas a integrarse mejor en un grupo y una parte negativa, cuando se utiliza como manipulación, ya que es el instrumento necesario para que una persona actúe contra sus intereses particulares, para satisfacer los intereses del grupo.

Los miedos que se utilizan como instrumentos de presión social son:

El miedo al rechazo, el miedo a la soledad, el miedo a no recibir el amparo del grupo, el miedo a perder la intimidad y el anonimato y el miedo a convertirse en un marginado.

Cuando sientas miedo, pregúntale a tu miedo qué mensaje te trae y descubrirás fácilmente si estás siendo víctima de la presión social.

La autoestima baja favorece ese miedo y de hecho las sociedades que más sufren la manipulación suelen tener la autoestima social más baja.

Esta presión suele ejercerse, de manera sutil, disfrazándola de algo bueno para la persona o para el bien común del grupo.

Pero siempre oculta este interés deshonesto: «Quiero que cambies tu comportamiento para beneficiarme yo». 

Pero en lugar de la verdad te dirán algo muy bonito, como: «Cambia tu comportamiento, se solidario, porque es por tu bien y por el bien de la sociedad»

Los humanos somos capaces de elegir conductas que nos perjudican, para satisfacer esa necesidad tribal de pertenecer a un grupo. Pero al mismo tiempo somos capaces de acosar a aquellas personas que no se comportan como la mayoría de nosotros. Que es cuando dejamos de comportarnos como seres humanos y pasamos a formar parte de la horda.

Por ejemplo, podemos hacer cualquier barbaridad para estar tan delgados como la mayoría de las personas que conocemos. O podemos “acosar” a las personas con más peso diciéndoles : 

«Deberías adelgazar, porque sino, eres una irresponsable».

La ambición desmesurada de unos pocos, se sirve de la sociedad a través de la presión social. Pero detrás de la presión social no está la sociedad, sino un colectivo que se está beneficiando de lo que hace la mayoría, que no es consciente de cómo actúa.

presion social y disidencia

▶️ ¿Cuál es la diferencia entre educación y manipulación?

La educación te da los conocimientos necesarios para que puedas decidir por ti misma y hagas lo que más te conviene.

La manipulación te da solo la información necesaria para que hagas lo que le conviene a los manipuladores, aunque a ti te perjudique.

La presión social se utiliza para alterar las expectativas reales de las personas y cambiarlas por otras expectativas tan imposibles de realizar, que te convierten en una víctima y un perdedor, que tratará de resolver su insatisfacción por cualquier medio. Así se generan los trastornos del comportamiento alimentario, como ya te explique en vídeos anteriores.

Por ejemplo: «Esta es la dieta que hacen todas las actrices de Hollywood ¿No conoces esta dieta? ¿No puede ser? ¿A qué esperas para triunfar? ¡Deja de ser una perdedora!»

Si cambias la palabra dieta por el nombre de una bebida, un coche deportivo o una ideología, el resultado es el mismo. Quieren que sientas que te estás marginando de tu grupo social de referencia. 

La culpa recaerá sobre ti y no sobre el manipulador que utiliza tu necesidad de integrarte en un grupo, para decirte que la clave imprescindible para integrarte es una bebida, un coche deportivo o una dieta ¿Quiénes son ellos para decidir que así te integrarás socialmente? Son ellos los que están modificando las expectativas de la sociedad, convirtiéndolas en algo irrealizable.

Aunque seas guapísima, tengas una carrera universitaria, un master y hables inglés perfectamente, siempre te encontrarán un defecto que no te permita conseguir ese empleo soñado.

Nunca cumplirás todos los requisitos necesarios, nunca serás lo suficientemente perfecta.

Por qué la anorexia, la bulimia y casi todos los trastornos del comportamiento alimentario son tan frecuentes. Porque se nos engaña con unas expectativas irrealizables. La trampa es exigir un imposible y disfrazarlo de criterio normal. 

Así se consiguen personas insatisfechas, frustradas, sumisas que en vez de decidir lo mejor para ellas, deciden lo mejor para quién las manipula. 

No es una conspiración, se trata de un negocio que como tantos negocios se aprovecha de la necesidad de encajar en un grupo, porque no busca “solucionar” una necesidad, sino “crear” una necesidad basada en una expectativa inalcanzable.

presion social y diferencia

▶️ ¿En qué consiste la conformidad con lo establecido?:

El objetivo de la presión social es mantener una falsa sensación de armonía social y estabilidad, que no es más que una forma de “anestesia social”, porque lo que hace que las sociedades evolucionen, sean creativas y tolerantes es cuando se da voz a los disidentes, a los que no piensan como la mayoría.

Las sociedades, que saben extraer lo mejor de las diferentes corrientes de opinión que hay en su seno, son las que más progresan. No es la diversidad que se “ve”: No es la diversidad de tribus urbanas, de razas o de sexos. Es la diversidad que se “escucha”, son las voces de los que no opinan como la mayoría. La voz de lo que no es políticamente correcto.

La presión social se utiliza como medio de represión, para anular la disidencia, para que la mayoría se comporte de una forma predecible. Si todos piensan lo mismo y si todos compran lo mismo, los manipuladores lo tienen muy fácil.

Las sociedades, que fomentan la presión social, crean problemas constantes. Las sociedades, que fomentan la escucha activa, crean más oportunidades para todos sus miembros.

Esa adicción a la conformidad, tan característica de la especie humana, es lo que explica que la gente apoye a quienes la manipulan y perjudican. Es la llamada “teoría de la justificación del sistema” y se refiere al conflicto en el que viven estas personas que son manipuladas y dan su apoyo al manipulador, llegando incluso a buscar una explicación racional a la manipulación que sufren.

Lo normal es que los más oprimidos apoyen tanto al sistema como los que se benefician de él. Cambiar ese sistema supone una dosis enorme de incertidumbre y dado que muchas personas temen más a la incertidumbre que a la manipulación, eso hará que nada cambie. Es preferir lo malo conocido por lo bueno por conocer.

Todo lo que te estoy explicando de la sociedad también ocurre en el interior de tu mente. Porque tu manera de pensar está formada por diferentes ideas, algunas de las cuales difieren de la mayoría.

presion social y bajar de peso

▶️ ¿Por qué somos tan conformistas?

Hay 4 razones fundamentales:

  • 1. Lo malo conocido nos parece menos amenazador que la incertidumbre de conocer algo mejor. Desgraciadamente lo malo nos resulta más familiar porque es más frecuente. Solemos creer que lo conocido es más estable y seguro. Todo lo que amenace esa estabilidad nos pone en actitud protectora, así somos capaces de defender a una persona o a una sociedad que nos hacen daño.
  • 2. Cualquier ataque que reciba el grupo del que creemos que dependemos, genera una reacción de defensa por nuestra parte.

 Por eso en estas situaciones nos hablan del patriotismo, solidaridad, unión familiar o de pareja, pero no se dice nada de la relación tóxica que mantenemos con ese grupo social. Es un camuflaje que disfraza lo tóxico de solidario.

  • 3.  Creemos que dependemos del grupo:

El grupo nos dice qué tenemos que hacer y qué tenemos que pensar. Llegamos a creer que la identidad del grupo es nuestra identidad individual. Eso nos da una sensación de identidad, estabilidad, pertenencia, seguridad y un objetivo compartido con las personas que creen lo mismo que nosotros.

 Pero se trata de una dependencia patológica, nuestra propia autoestima se identifica con la falsa autoestima del grupo, que siempre intenta convencernos de lo fabuloso que es, aunque nada dice de los logros que consigue a base de aprovecharse de sus miembros y que luego vende como propios.

La autoestima real de los miembros del grupo es muy baja y sus expectativas sobre la seguridad y la estabilidad de pertenecer a ese grupo son una fantasía.

  • 4. Creemos que vendrán tiempos mejores de paz y progreso

La esperanza se puede utilizar como una expectativa falsa, que nos hace defender, apoyar y justificar lo que nos hace daño.

Perseverar y luchar por una sociedad defectuosa supone un enorme desgaste personal. Lo que nos mueve no es el afán de mejorar la sociedad, sino de ser aceptados por ella.

El encajar en un grupo nos da un instante de tranquilidad, ante el miedo eterno al rechazo por ser diferentes.

presión social y represión

▶️ ¿Cómo te afecta la presión social?

No es falta de fuerza de voluntad, ni baja autoestima, ni pasividad: Lo que nunca te deja dar el paso para aprovechar las oportunidades que se te presentan es la presión social.

Tendrás la sensación de que todo el mundo que conoces viaja por una autopista a toda velocidad. Pero tú dudas si viajar por una carretera en la que puedas circular a tu propio ritmo. Todo se reduce a una pregunta ¿Quieres correr o quieres vivir? ¿Quieres comer el pasto que está en el centro del rebaño y que ha sido pisoteado o prefieres buscar algo fresco por las cercanías?

Te expliqué en otros vídeos que los humanos tenemos incorporados en nuestras mentes importantes defectos de fábrica. Nos resulta muy complicado pensar con sensatez. Cuando tenemos delante una información que contradice nuestras creencias más profundas, nuestra primera reacción es rechazarla sin siquiera escucharla.

Somos incapaces de prestar atención a todo lo que ocurre a nuestro alrededor, para poder sobrevivir en un mundo lleno de estímulos, nuestras mentes toman una serie de atajos que nos hacen cometer errores.

Nuestro sentido de la realidad está completamente distorsionado por este hecho.

Presión social y manipulación

▶️ ¿Qué errores comete nuestra mente cuando cae en sus propias trampas?

1. Los humanos necesitamos sentirnos parte de un grupo, por eso es tan fácil rechazar la ayuda de un desconocido que nos parece honesto y aceptar las mentiras del mentiroso que ya conocemos de siempre. En el fondo somos reacios a cambiar de opinión.

2. Aceptamos antes la información que confirma las creencias que nos han inculcado, pero no aceptamos la información que las contradice. Así es normal que creamos que lo que pensamos es la única verdad existente. Por eso no solemos aceptar aquellas ideas que contradicen la opinión mayoritaria y que nos convendría mucho escuchar.

3. Solo tomamos en consideración las supuestas ventajas de nuestras creencias, pero somos incapaces de ver el precio tan elevado que pagamos cuando nos aferramos a lo que nos perjudica.

Preferimos las ideas que concuerdan con la opinión de nuestro grupo, preferimos lo malo conocido que lo bueno por conocer, creemos que hay algo que no es normal en aquellos que no piensan como nosotros. 

Solemos pensar que nuestras creencias son siempre las mismas, pero lo cierto es que cambian con el tiempo. Somos muy hábiles en detectar los errores de los demás, pero somos incapaces de detectar los nuestros…

Es normal que vivamos muy equivocados y no seamos conscientes de ello. Por eso es esencial acoger y cuidar a los disidentes que viven en nuestras sociedades, porque son la voz de nuestra conciencia social. Nos advierten que podríamos estar equivocados y nos hacen progresar porque siempre nos ofrecen puntos de vista alternativos.

Como por ejemplo las personas que adelgazan sin necesitar pasar hambre, sin enfermar y sin obsesionarse. Porque nos están demostrando que hay otras maneras de hacer las cosas que no son las de la mayoría.

Pero también deberíamos hacer lo mismo con nuestros pensamientos, sobre todo con los pensamientos que no van con los de la mayoría.

presión social y expectativas irreales

▶️ Mi consejo: Dale voz a tu creatividad.

Cuando le damos voz a los que no opinan como la mayoría, aumentan los debates. Nuestro grupo social resuelve los problemas con mucha creatividad, porque se tienen en cuenta todos los detalles. 

Nadie piensa en términos de yo tengo la razón y tú estás equivocado. Sino que piensas como un científico que tiene en cuenta y valora todas las opiniones por igual.

Con nuestra mente ocurre lo mismo que con la sociedad. El pensamiento crítico es una actitud ante la vida que te lleva a pensar de una manera diferente. Pensar de manera crítica supone tener opiniones polémicas y distintas a las de la mayoría. 

Cuando un grupo social da voz a las personas que opinan distinto, el grupo funciona mejor que antes. Cuando una persona da voz a aquellos pensamientos que no coinciden con los de la mayoría ocurre lo mismo.

La peor forma de racismo es rechazar a las personas que piensan diferente, porque esa manera de pensar diferente, nos enriquece como sociedad y como seres humanos.

Una sociedad sana es aquella que está dispuesta a escuchar y a considerar todas las tendencias diferentes que palpitan en su seno. Una sociedad saludable es la que tiene memoria y orejas de elefante. Lo mismo ocurre con la mente saludable.

Cada persona es un reflejo de la sociedad en la que vive. Porque dentro de nuestra mente individual palpitan distintas facetas que representan la persona que somos. 

Cuando escuches todas las ideas que hay dentro de ti y sopesas sus pros y sus contras, decidirás con sensatez y creatividad. Escucha a las minorías disidentes que hay dentro de ti y que te impulsan a buscar soluciones diferentes.

Está en nuestra naturaleza dudar de lo que es diferente, sospechamos de lo que nos parece extraño, pero confiamos en que lo malo conocido, no nos decepcionará y así siempre nos perdemos todo lo bueno que queda por conocer.

Quería que supieses todo esto antes de invitarte a nuestro webinar gratuito: “¿Cómo prepara tu mente para adelgazar?” Porque esta lleno de ideas diferentes, de esas que solemos rechazar nada más oírlas. Tan solo te pediría que escuches, por si acaso oyes un eco de tus pensamientos. Es posible que alguna vez te hayas planteado lo mismo y no hayas sabido darle continuidad a esa idea.

Espero que este post te ayude a pensar diferente y a tener en consideración que hay factores que están más allá del metabolismo y que explican mucho mejor las dificultades que tienes cuando decides bajar de peso.

Webinar Gratuito

▶️ Nuestros podcast

Saludoso Saludable y sabroso copia 3

▶️ Te interesa:

Rosquillas de anís saludables


Deja un comentario

Responsable: Fernando Aceiro, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en los servidores de mi plataforma de email marketing Mailchimp, ubicados en EEUU y acogidos al EU-US Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@fernandoaceiro.com. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.