Comer por soledad

portada de comer por soledad

Compartir Post

Comer por soledad, es una realidad que cada día es más frecuente. 

Los seres humanos vivimos oscilando continuamente entre la necesidad de soledad y la necesidad de compañía. Soledad y compañía suelen ser vistas como fuerzas opuestas, pero en realidad, son las dos caras de la misma moneda. Forman parte de nuestra vida cotidiana.

Nuestra mente necesita de un espacio privado que garantice nuestra intimidad, para mantener la privacidad personal a salvo de los demás, pero nuestros cerebros también están “diseñados” para la interacción social, para comunicar nuestros pensamientos a los demás.

La soledad está considerada como algo negativo en nuestra sociedad. No deberíamos olvidar que también tiene una faceta terapéutica. La necesitamos para recomponernos emocionalmente, para entrar en contacto con nuestros sentimientos, para meditar lejos del bullicio, para reencontrarnos con nosotros mismos, para buscar respuestas a través de esa guía misteriosa que está en el interior de todas las personas.

Hay que tener en cuenta que también tiene una faceta punitiva porque se la suele utilizar para castigar, para aislar de su necesidad de relación social a aquellos ciudadanos que muestran conductas que se consideran antisociales.

En las sociedades occidentales se favorece la competitividad y el individualismo y en las orientales se favorece la cooperación social. En ambas sociedades la soledad no deseada, está cada vez más presente mostrando la peor versión del aislamiento.

Son muchas las voces que afirman que la soledad es uno de los grandes males de nuestra sociedad ¿Por qué los artistas, los creadores y las personas con una faceta espiritual buscan la soledad para crear y para crecer como personas?

Es cierto que las relaciones sociales son una parte importante de la salud física y psicológica del ser humano. También son muy importantes para la salud espiritual de las personas, siempre que esas relaciones sociales sean de calidad.

¿Es tan mala la soledad o no sabemos qué hacer con ella?, ¿Nuestras expectativas hacia la soledad son las adecuadas, o deberíamos revisarlas? ¿Manejamos una información adecuada sobre lo que es, realmente, la soledad? ¿Se puede ser feliz viviendo en soledad?

En este artículo te hablaré de la cara oculta de comer por soledad.

Soledad

▶️ ¿Qué es la soledad desde el punto de vista de las expectativas?

La soledad se produce cuando las expectativas de una persona no coinciden con las del grupo o sociedad a la que pertenece. Lo mismo es válido para las relaciones de pareja. 

Las sociedades son asociaciones de grupos humanos que se unen en torno a las expectativas que tienen en común.

Qué ocurre cuando una persona tiene unas expectativas diferentes a la mayoría de las personas. Que se produce una ruptura. Esta persona se sentirá aislada del grupo. Evitará compartir con el grupo opiniones y comportamientos que puedan entrar en conflicto con las opiniones de la mayoría para no sentirse acosado. 

Una buena manera de evitar estos conflictos, es aislarse del grupo y permanecer solos. Esto es necesario cuando quieres evitar desacuerdos y que el grupo te arrastre en una dirección que no desearías.

Los humanos no somos conscientes de que nuestra vida privada refleja mucho de lo que no funciona en nuestras sociedades. La soledad no deseada refleja esa falta de coincidencia con las expectativas de la mayoría y el rechazo social que genera. La cantidad de personas que padecen soledad no deseada, indica que hay algo en esa sociedad que dificulta las relaciones humanas de calidad.

comer por soledad

▶️ ¿En qué consiste comer por soledad?

Hay una cierta ironía poética en el hecho de comer por soledad, porque comer es una herramienta muy importante de compartir y socializar. Compartir la comida con otros nos hace sentir que formamos parte de ese grupo. Muchas de nuestras interacciones sociales más transcendentales giran en torno a la comida. Socializamos en torno a un té o un café, comemos juntos por motivos de trabajo, cenar con alguien es una interacción social llena de implicaciones y las celebraciones familiares ocurren en torno a la mesa.

La comida está asociada, en nuestro inconsciente, a la compañía. Comemos en soledad como en una especie de ceremonial que nos permita conjurar un poco de compañía.

Posiblemente la última vez que nos sentimos a gusto con alguien, también compartimos una comida. Cada vez que comemos algo, rememoramos un poco de aquel bienestar que nos produce la compañía.

Por eso cuando comemos nos sentimos mejor. Por un momento hacemos algo distinto a sentir soledad. Comemos y no nos sentimos tan solos.

La ansiedad, el aburrimiento, la tristeza y todas las variantes del comer emocional suelen hacer compañía a nuestra soledad.

La soledad se convierte en algo negativo cuando nos culpamos a nosotros mismos por tener algún defecto que nos hace estar solos o cuando culpamos a alguien que no quiso compartir sus expectativas con las nuestras. Nos sentimos rechazados. Lo que duele es el rechazo, no la soledad.

Comemos para alejarnos de ese rechazo que nos hace sentir soledad. Para hacer algo distinto a estar solos. Para entretenernos del aburrimiento que supone sentirnos aislados y rechazados por el grupo.

Poco importa por qué comemos cuando estamos solos. Porque cuando te sientes sola y rechazada, todo te da igual.

▶️ ¿Qué relación hay entre la soledad y la falta de compromiso?

Muchas personas achacan su soledad a la falta de compromiso de los demás. 

¿Es el miedo al compromiso la causa de la soledad? o ¿Es el miedo al dolor que produce la ruptura de una relación? 

Es cierto que cuando conseguimos algo, también aumenta nuestro miedo a perderlo. Sobre todo cuando tenemos una relación sentimental. El dolor que produce la ruptura, no solo tiene un componente afectivo, también tiene componentes económicos, sociales e incluso judiciales. 

La ruptura también afecta a nuestra autoestima, porque que nos hace tener dudas sobre nuestras propias habilidades sociales y personales para gestionar una relación con éxito.

Hemos aprendido a anestesiar nuestros sentimientos en nuestras relaciones con los demás. No sentir nada es una forma de defendernos y evitar implicarnos emocionalmente en una relación que podría romperse. La falta de implicación o si lo prefieres la falta de compromiso, se originan del miedo al dolor por la pérdida de una relación.

Crecimiento personal en soledad

▶️ ¿Evitar sentir afecto es la causa de la soledad?

Evitar sentir afecto es una característica común a nuestras sociedades. Es una forma de anestesiar los sentimientos, para evitar el dolor. Pero es una solución que contribuye a empeorar el problema, porque a fuerza de anestesiarlo todo, llega un momento en que somos incapaces de sentir nada. 

Así no se siente dolor, pero tampoco se siente placer. Lo único que se puede sentir es el pavor que produce el  saber que la solución de no sentir nada por nadie, se ha convertido en otro problema nuevo.

Otra variante de anestesia emocional es pensar en la otra persona como si fuese un objeto, porque es más fácil sentir desapego emocional hacia los objetos. Es frecuente que en nuestra sociedad se utilice a las personas como si fuesen objetos que pueden desecharse una vez que han cumplido su función.

Las víctimas de esta situación no dejarán de preguntarse por la sinceridad de los sentimientos de sus parejas. Porque hay un contraste enorme entre las promesas y los hechos, entre lo que se dice y lo que se hace, porque cuando una persona no se permite sentir afecto, genera mucha confusión en las personas que la quieren. Por evitar un dolor se privan de sentir la satisfacción que produce sentir afecto por otra persona.

Otra manera de evitar el dolor de la ruptura es aislarse de los demás creando unas barreras que impidan cualquier tipo de relación afectiva. Llegando al extremo de mostrarse desagradables con aquellas personas por las podríamos sentir afecto. Así es habitual desconfiar de los sentimientos de los demás, porque han sido tantas las decepciones que ya nadie quiere arriesgarse y unos se mantienen alejados de los otros.

También están los que evitan el dolor a la ruptura mediante unas relaciones muy superficiales, así evitan profundizar en una relación afectiva. Saben mantener las distancias, pero nunca se implican en profundidad en una relación, porque tampoco saben cómo hacerlo.

De esta manera crean situaciones confusas, porque parecen tener un interés sentimental por otra persona, pero nunca dejan que la situación avance, nunca dan el paso siguiente, prefieren mantenerlo todo en una ambigüedad que crea falsas esperanzas y que al final se convierte en otra decepción más. Pueden dejar que la relación avance un poco, para volver de nuevo a la casilla de salida.

Todas estas maniobras de protección conducen a la incapacidad para sentir afecto, lo que se acabará convirtiendo en un problema de comunicación y falta de habilidades sociales que agravará el miedo que sentimos a la soledad y el temor de muchas personas a que se descubra su falta de compromiso, que no es otra cosa que miedo a querer a alguien que podría dejarles.

vivir en soledad

▶️ ¿Cuál es la relación entre la carencia de afecto sincero y la soledad?

A esta sociedad la domina el miedo a sentir afecto, por eso hay tanta soledad. La solución no es saturar a la sociedad de actividades para mantenerla constantemente ocupada. La solución es educarla en relaciones humanas y favorecer todo lo que potencie las relaciones sociales de calidad. 

En esta situación de soledad o mejor dicho de carencia de afecto, es habitual que surjan los oportunistas. Personas que saben imitar muy bien lo que es la cordialidad. 

Son unos auténticos parásitos de las necesidades de afecto de otras personas y también son los velocistas del amor. Con ellos todo es maravilloso, son esas personas que parecen entendernos mejor que nadie. Con ellos todo sucede tan rápido que pensarás que es la persona que estabas esperando desde hacía tanto tiempo. 

El problema es que el auténtico afecto es para viajeros de largas distancias, para los que cuidan cada paso de la relación. Lo único que saben hacer estos personajes es acelerar el proceso afectivo en la otra persona y nada más. No saben cómo continuar la relación así que comienza, nunca han llegado más allá de la primera página y son incapaces de aguantar un partido hasta el final.

Cuando se van de tu vida te quedas con la rabia de no querer confiar en nadie, de reservar tus sentimientos, porque crees que si eres sincera en tus afectos, eres débil y los demás se aprovecharán de ti.

Pero es todo lo contrario. Las personas sinceras en su afecto, enseguida detectan a este tipo de impostores

Es bueno cortar la relación al principio y no cuando está más avanzada, cuando ya te has implicado mucho afectivamente y económicamente. Cuando eres honesta con lo que sientes, ellos no pueden contenerse y enseguida se muestran tal como son en realidad. Los detectarás antes que otras personas que te parecen más reservadas o astutas.

el camino de la soledad

▶️ ¿Se puede ser feliz en la soledad?

En la actual coyuntura parece mejor elegir estar solo por propia iniciativa, que volver a sufrir un rechazo. Después de varios fracasos parece mejor no desear nada, para no tener miedo a perder el afecto. Así se revisan las expectativas a la baja. De esperarlo todo del otro, pasarás a no esperar nada de nadie. Esta es la peor versión de la soledad.

Se nos ha educado en relaciones sexuales, pero se olvidaron de educarnos en relaciones humanas. Mucho de lo que nos ocurre es el resultado de cómo se nos educa en las sociedades modernas.

Nos han enseñado a confundir la soledad con el dolor que produce una separación. Lo que realmente duele es la pérdida de la persona amada y no la soledad ¿Cuántas veces hemos buscado la soledad para sanar un afecto perdido?, no hay nada malo en la capacidad de sentir soledad. Lo malo es creer que es mejor temerla.

Nadie nos ha enseñado a experimentar soledad, estamos demasiado ocupados llenando nuestra vida con ocupaciones inútiles para no dejarle sitio a la soledad. Cuantas veces confundimos el amor con la dependencia, cuando es maravilloso compartir tu soledad con la soledad de la persona que quieres. Poder aislarte en presencia del otro, guardar un largo silencio que no resulta incómodo para ninguno de los dos. Porque no hace falta hablar para sentirse a gusto con otra persona y manifestar afecto.

Reflexionar en soledad

▶️ ¿La soledad es buena o mala?

Todo depende de nuestras expectativas, porque la soledad podemos disfrutarla o padecerla.

La soledad es siempre una herramienta de transformación, a través de ella puedes seguir el camino de la sabiduría o el camino de la amargura.

Poco importa si has elegido voluntariamente la soledad o si te la han impuesto las circunstancias, lo que importa es el uso que tú le das. Todo depende de si la utilizas para rechazar a los demás o si la utilizas para crecer como persona y desarrollar tu paz interior. 

Las personas más solitarias que conozco, también son las más encantadoras en el trato social con los demás, porque tienen una forma de ver la vida muy particular. Siempre aportan ideas originales y sabias. Es un auténtico placer hablar con ellas.

Nuestro inconsciente y nuestro cerebro creativo necesitan de momentos de soledad para comunicarse con nuestra mente racional y ayudarnos a resolver esos problemas que parecían no tener solución en el mundo de la lógica.

Paradójicamente las personas que disfrutan de su soledad son las que aportan más a una relación. No se parecen en nada a aquellas personas que esperan que la relación les aporte algo que no tienen. 

Es la capacidad de estar solo, sin esperar a que otro venga a llenar un vacío, lo que hace a los solitarios más capaces de mantener una relación muy especial con otra persona. Los solitarios son más exigentes en la calidad de sus relaciones afectivas. No lo reducen todo al interés material o sexual, porque son capaces de establecer relaciones más íntimas que se basan en el placer de estar con otra persona. En su realidad particular lo que les hace propensos a encontrar un alma gemela. Es decir a otro solitario.

Sola

▶️ ¿Por qué es tan peculiar la relación con un solitario que se siente a gusto de serlo?

Porque les van las relaciones profundas y desinteresadas. Suelen evitar  las relaciones superficiales.

Posiblemente la verdadera amistad, como el verdadero amor, se dan entre personas que no necesitan nada la una de la otra, pero que tienen mucho que ofrecer. Si tú también eres una de esas personas te aseguro que disfrutarás compartiendo tu soledad con alguien.

En una sociedad cada vez más superficial, en que los demás solo nos toman en consideración si les resultamos útiles, reivindicar el derecho a la soledad y a seguir nuestro propio camino, al margen de lo que la sociedad quiera imponernos, se considera poco solidario e incluso podría considerarse ilegal en las sociedades rebaño.

La soledad se puede amar y también odiar, todo depende de tu a actitud hacia ella y sobre todo del adoctrinamiento que recibas a través de la sociedad en la que vives: Si en esa sociedad se entiende la soledad como algo negativo, porque se la considera una maldición, tratarás de evitarla a toda costa y perderás la oportunidad de encontrar al la persona que vive dentro de ti.

Soledad y miedo

▶️ ¿Cómo cambiar las expectativas hacia la soledad?

Disfruta de tu soledad, entra en contacto contigo misma. Crece como persona, no rechaces a los demás, pero tampoco esperes nada de ellos. 

Cuando disfrutas de la soledad posiblemente coloques el listón más alto en tus relaciones personales e intimas, porque tendrás mucho que ofrecer. Preferirás la amistad o la intimidad de aquellos que también se acercan a ti para ofrecer sin esperar nada a cambio, porque en eso consiste la verdadera amistad, en lo que ofreces al otro desinteresadamente. 

Es poco probable que encuentres a otras personas que también disfruten de su soledad, pero es más frecuente que las atraigas a ti, de una manera misteriosa.

Para disfrutar de tu soledad y silencio no es necesario hacer nada especial. Simplemente puedes cocinar algo saludable y sabroso, leer un libro interesante, posiblemente escrito por un solitario o escuchar la música de un compositor solitario, que sabía que lo que define una melodía no son los sonidos, sino gestionar los silencios que rodean a los sonidos. Por eso los genios de la música eran seres solitarios. Gestionar tus silencios, vivir tu soledad con satisfacción, te hará bailar al ritmo de tu música interior y no al ritmo que otros te impongan.

La soledad te hará crecer como persona y te convertirá en alguien diferente. Es probable que encuentres a otra persona tan auténtica como tú, porque con la soledad le habrás hecho un sitio en tu vida y esa persona te habrá hecho un sitio a ti en la suya. Así las relaciones de amistad y sentimentales son más fáciles y fluidas, porque no esperas nada, pero tienes mucho que ofrecer.

Se aprende a disfrutar de la soledad estando solo o en compañía de otro solitario, ya sea una persona, el miembro de otra especie animal e incluso de un paisaje. 

soledad y comida

▶️ Como conclusión te diré

Nos quejamos de no tener tiempo para nosotros mismos, pero al mismo tiempo tememos la soledad, que es ese espacio de tiempo para disfrutar de nuestra propia compañía, que es la mejor manera de nunca estar solos.

Cuando descubras a otra persona con la que puedes pasarte horas y horas sin pronunciar palabra, disfrutando de su compañía en soledad, posiblemente se trate de otro solitario. De los que no piden nada, pero tienen mucho que ofrecer.

Un antiguo refrán hindú dice: “Cuando un ladrón se encuentra con un hombre sabio solo se fija en sus bolsillos”. La riqueza de los sabios está en la calidad de sus pensamientos y nunca la encontrarás en sus bolsillos.

Protégete de los ladrones de afectos ¿Cómo? 

  • Piérdele el miedo a tu soledad, para disfrutar de vivir en tu propia compañía. 
  • No reprimas tus afectos para que los ladrones de sentimientos se muestren tal como son.
  • Festeja cada día sin necesidad de pedirle permiso a nadie
  • No deposites tu libertad en otras manos que no sean las tuyas.

La soledad no se soluciona buscando desesperadamente la compañía, sino aprendiendo a disfrutar de nosotros mismos cuando estamos solos. Eso nos trasformará en personas más libres de la influencia de los demás y por ello más interesantes socialmente.

Nada es lo que parece a simple vista, por eso he preparado un webinar gratuito: cómo preparar tu mente para adelgazar. Si eres una persona de mente inquisitiva te gustará mucho. Te dejo el enlace en el texto.

▶️ Te interesa:

7 estrategias para bajar peso gestionando tus expectativas

Mousse con calabaza

▶️ Podcast:

Compartir Post

Los Mejores Artículos Relacionados

Deja un comentario

Responsable: Fernando Aceiro, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en los servidores de mi plataforma de email marketing Mailchimp, ubicados en EEUU y acogidos al EU-US Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@fernandoaceiro.com. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.