Por qué no pasar hambre para adelgazar


(El Experimento de Minnesota)

La principal razón por la que no pasar hambre para adelgazar es evitar construir una mala relación con la comida.

Cuando la comida se convierte en un obstáculo aparecen problemas alimentarios de todo tipo.

Numerosos estudios indican que la restricción alimentaria favorece los episodios de descontrol y atracones de comida.

Los problemas derivados de la dieta restrictiva no solo son característicos de las personas aquejadas de permarexia, sino que se ven cada vez con más frecuencia en cualquier persona que siga una dieta restrictiva.

Resumiendo: a mayor restricción, mayor descontrol.

Lo preocupante de esta situación es que el seguir una dieta restrictiva aumenta el riesgo de padecer trastornos del comportamiento alimentario como permarexía, bulimia o el trastorno alimentario por atracones.

➡️ ¿Cómo actúa una persona que sigue una dieta restrictiva y pasa hambre para adelgazar?

Lo habitual es que se imponga a unas reglas dietéticas tan estrictas que le resulte muy difícil cumplirlas. Esto empeorará con más frecuencia cuando experimenta angustia o estrés. Es tal la presión y la frustración a la que se ve sometida por adelgazar que llega al extremo de pasar hambre.

La menor desviación de estas reglas dietéticas tan rígidas se toma de una manera catastrofista, como si fuese una tragedia, como una señal de fracaso total y de incapacidad personal.

Con frecuencia piensan que si no lo hacen todo perfecto, es mejor no intentar nada en absoluto.

Suelen decirse a sí mismas: “Si esta vez no soy capaz de ceñirme a la dieta, entonces lo mando todo a paseo y comeré lo que me venga en gana”.

Una vez que la persona renuncia al control estricto, entra en una modalidad de alimentación totalmente opuesta: la de comer alimentos que considera prohibidos, comer para distraerse de otros problemas o para atenuar, de manera temporal, la depresión o la ansiedad.

Después de pasaar hambre viene el descontrol total.
Después de pasaar hambre viene el descontrol total.

➡️ ¿Que provoca ese cambio de comportamiento alimentario, que va de la rigidez al descontrol total?

La mínima desviación de su patrón de dieta restrictiva provoca el efecto contrario: el descontrol total.

Es frecuente que las personas aquejadas de permarexia, que siguen habitualmente un patrón dietético muy estricto, coman más cuando han picoteado algo con anterioridad. En cambio las personas que se alimentan con normalidad tienden a comer menos si toman un tentempié previamente.

Su comportamiento alimentario parece ir en contra de lo que ocurre en las personas que siguen una alimentación normal, basada en el hambre y la saciedad.

Se observó que las personas que están permanentemente a dieta tienen el límite de hambre más bajo que las demás personas.

También tenían el límite de saciedad más alto, lo que los hace menos sensibles a las señales tanto de hambre como de saciedad.

Necesitan llevar más tiempo sin comer para experimentar hambre y comer una cantidad mayor para sentirse saciadas.

El llevar mucho tiempo a dieta restrictiva altera el control del apetito y la saciedad, que ya no estaría regulado por las necesidades físicas del organismo, sino por las normas autoimpuestas de una dieta restrictiva.

También se ha observado que estas personas son más sensibles a la manipulación.

Si las hacemos creer que el contenido de calorías que han comido es mayor, lo más probable es que se salten todas las restricciones y se den un atracón. Pero si creen que el contenido de calorías es menor, seguirán con su alimentación restrictiva.

La restricción produce descontrol.
La restricción produce descontrol.

➡️ ¿Cómo controlan la cantidad de comida que ingieren, las personas que siguen una dieta restrictiva?

Estas personas dependen mucho de la sugestión.

Los pensamientos negativos y las creencias erróneas tienen una gran influencia sobre su comportamiento alimentario. Suelen saltarse la dieta restrictiva para darse atracones cuando sienten que no son perfectas.

Lo que más influye en las cantidades reales que comen depende el cumplimiento exacto de su programa de dieta restrictiva.

Seguir una dieta restrictiva al pie de la letra, les provoca tanta ansiedad que intentan aplacarla con los atracones.

Pero se ha descubierto que el funcionamiento de su cuerpo también cambia y en concreto cómo funciona su metabolismo.

Se sabe que su ansiedad modifica el funcionamiento de su metabolismo.

Además, de lo anterior, en situaciones de estrés y presión, como ocurre durante la dieta restrictiva, las cantidades de cortisol están aumentadas lo que favorece el aumento de peso.

La baja autoestima, el perfeccionismo y la insatisfacción con su aspecto físico son los factores que desencadenan en este comportamiento. En cambio el apoyo de las personas de su entorno tiene el efecto contrario.

Es muy importante la influencia de la familia, las personas de su misma edad y la sociedad en general, en el desarrollo de los trastornos alimentarios y los trastornos de la imagen corporal.

Se ha observado que las madres obsesionadas con su imagen corporal y el deseo de estar delgada, junto con la baja autoestima y la falta de habilidades sociales favorecen la aparición de los trastornos alimentarios.

También el padre perfeccionista, exigente y preocupado por la imagen social y los resultados académicos.

El experimento de inanición de Minnesota
El experimento de inanición de Minnesota.

➡️ ¿Desde cuando se conocen los efectos de la dieta restrictiva y el pasar hambre para adelgazar?

En el año 1950 se dieron a conocer los resultados del Experimento de Inanición de Minnesota que tenía por objeto el conocer los efectos del hambre sobre las personas sanas.

El objetivo del experimento era aplicar aquellos conocimientos para afrontar la catástrofe humanitaria que se esperaba al concluir la 2º Guerra Mundial, tanto en Europa como en Asia.

El estudio se realizó en hombres blancos, sanos, tanto física como mentalmente.

De los 36 sujetos que se eligieron, 25 eran objetores de conciencia que pertenecían a distintas confesiones pacifistas (desde menonitas a cuáqueros) este es un dato importantísimo.

Nos aporta información sobre el talante pacifista de aquellos hombres, que tenían unas convicciones éticas muy sólidas para aquella época de patriotismo exagerado.

Se les fue introduciendo gradualmente en una dieta muy restrictiva y aburrida, tratando de imitar, de la manera más exacta posible, las condiciones alimentarias que se esperaban para la Europa de la postguerra.

Aquella dieta estaba compuesta fundamentalmente por patatas, nabos, pan negro y macarrones.

👉 ¿Qué ocurrió en las distintas fases del experimento?

La dieta se ajustó a cada individuo para provocar una perdida de peso del 25%. También se les obligó a marchar durante 35 Km y a llevar un diario personal.

Tras la fase de hambruna vendría lo que podríamos llamar una “desescalada” en la que se probaron varios regímenes diferentes, para ver cual funcionaba mejor de cara a recuperar, lo que podríamos llamar, la “nueva normalidad”.

Al final vendría una fase sin ninguna restricción, pero con un control muy exacto de las cantidades que consumía cada sujeto y un registro muy exacto de su estado físico y mental.

Muchos de lo hallazgos de este experimento se parecen bastante a lo síntomas de la anorexia o a los que padecen las personas que se someten a una dieta restrictiva durante bastante tiempo, como ocurre con la permarexia.

Llamó la atención la obsesión que desarrollaron por la comida, ya que hablaban, pensaban e incluso soñaban con la comida.

Vivían en eterno conflicto entre devorar la comida con ansiedad y deprisa o alargarla para poder saborear hasta el último bocado. Consumieron grandes cantidades de té, café y chicle.

Aumentó su interés por la comida, la cocina y la producción alimentaria. El 40% de los sujetos comentó que les gustaría cocinar cuando acabase el experimento: Tres se convirtieron en chefs y uno en agricultor.

Pasar hambre produce un desajueste emocional.
Pasar hambre produce un desajueste emocional.

👉 ¿Qué fue lo más sorprendente del experimento de Minnesota?

Resultó sorprendente que en la fase de recuperación o desescalada, persistieran la mayoría de los comportamientos que indicaban una mala relación con la comida, cuando se esperaba todo lo contrario.

Pero cuando llegaron a la fase en la que podían comer libremente, en la que ya estaban recuperados, se dedicaron a comer durante todo el tiempo.

Comían una cantidad exagerada y solían picotear tras la comida.

Los atracones de comida eran muy frecuentes. La situación empeoraba los fines de semana donde era habitual que comiesen de 8.000 a 10.000 calorías al día, bastante más del consumo normal.

Tardaron más de 8 meses en recuperar un estilo de alimentación normal, pero algunos siguieron comiendo cantidades inmensas. Estos datos coincidieron con lo que ocurría con muchos veteranos, que habían sido hechos prisioneros, muchos de los cuales desarrollaron un trastorno por atracones.

👉 ¿Cuál fue la situación psicológica de pasar hambre?

Si analizamos la situación psicológica de las personas sometidas a este experimento vemos que sufrieron depresiones muy importantes, además de trastornos bipolares que en algunos casos llegaron a ser graves.

Fueron muy frecuentes los accesos de ira, irritabilidad, impaciencia e intolerancia. Te recuerdo que muchos de ellos pertenecían a religiones que predicaban el pacifismo. Estamos hablando de una época en que las creencias religiosas eran muy fuertes.

Sufrieron un estrés tan fuerte que les impedía llevar una vida normal. En general se mostraban muy apáticos. Recuerda que la depresión era muy frecuente entre ellos, lo que explicaría esta apatía. Dos sujetos del experimento mostraron trastornos psicóticos.

Durante la fase de desescalada, en la que se les alimentó con diferentes tipos de dietas, persistieron los trastornos psicológicos e incluso empeoraron durante varias semanas más.

Lo que más les preocupaba era que a pesar de estar comiendo bien, no conseguían recuperarse del hambre que sentían. Dudaban de volver, algún día, a la normalidad.

En su comportamiento social, eran personas muy vinculadas a sus comunidades, acostumbrados a ayudarse entre sí.

Durante el experimento fueron practicando eso que ahora llaman el distanciamiento social y que les llevó a aislarse de los demás.

El sentimiento de camaradería tan típico de estas situaciones de confinamiento juvenil desapareció. Como desapareció el sentido del humor y aumentaron las discusiones y los pensamientos negativos.

También presentaron problemas de concentración, comprensión y razonamiento.

👉 La obsesión por la comida:

La obsesión por todo lo relacionado con la comida era lo más importante de sus vidas, todo lo demás no tenía importancia.

El experimento nos enseña que las alteraciones en la forma de comer se extienden a todos los aspectos que componen la vida de una persona.

Por eso es muy importante llevar una alimentación adecuada.

Además aprendimos que una vez recuperada la alimentación normal, su estado mental y sus vida social, tardarán varios meses en recuperarse.

Otra enseñanza que nos dejo el experimento de Minnesota y la experiencia de los campos de concentración, es que el organismo se adapta tanto a las situaciones de poca comida o a las de abundancia, tratando de mantener un equilibrio a pesar de las cantidades de alimento ingeridas.

Por qué no deberías pasar hambre para adelgazar.
Por qué no deberías pasar hambre para adelgazar.

➡️ ¿Qué transformó a estas personas hasta el punto de convertirlas en alguien muy diferente de quiénes eran?

La alimentación restrictiva lo cambió todo, porque supuso un cambio en su manera de relacionarse con la comida, que también, es una manera de construir la realidad.

Independientemente de la causa que motive la restricción alimentaria ya sea el patriotismo, el deseo de ayudar a otras personas o el control del peso adecuado, el resultado es una persona que se muestra hostil, que se aísla y que está tan obsesionada con la comida que apenas tiene otros intereses.

Los efectos de la restricción alimentaria se conocen desde el final de la 2ª Guerra Mundial.

Estos conocimientos encierran la clave para entender por qué nuestra manera de relacionarnos con la comida es tan importante.

➡️ ¿Cómo es posible que alguien siga una dieta restrictiva a pesar de los inconvenientes de pasar hambre para adelgazar?

Por la desinformación y el miedo a lo que ocurriría si se prescinde de la restricción.

Es precisamente la creencia de que la restricción previene una catástrofe, lo que hace que una persona esté dispuesta a asumir cualquier sacrificio.

Es una de esas situaciones en las que no se avanza hacia una meta, sino que se trata de evitar un peligro y al hacerlo se asume el papel de víctima, porque se pierde la iniciativa y se la entrega a aquello que produce temor.

Desgraciadamente el temor a un peligro incierto, se suele utilizar como herramienta de manipulación, para que las personas se sometan a restricciones desproporcionadas con el fin de evitar un mal mayor y esto es un hecho comprobado.

La restricción y el descontrol siempre van juntos.
La restricción y el descontrol siempre van juntos.

Esta situación deja un residuo tóxico en la sociedad que ve de buen grado someterse a cualquier tipo de restricción por arbitraria que sea.

Tampoco debería extrañarnos que el manipulador siempre señale a la sociedad como culpable de una situación que él mismo ha provocado y esto es un hecho comprobado.

La filosofía de la ansiedad se basa en una precariedad en la que nada es suficiente, ya sea el tiempo, el dinero, el esfuerzo, nada de lo que se tenga o se haga es suficiente.

Hay que entender la restricción como un potenciador de ansiedad.

👉 A modo de conclusión: ¿Por qué no pasar hambre para adelgazar?

La dieta restrictiva es una solución que no solo empeora el problema, sino que pasa a formar parte del mismo, como te comenté en el artículo sobre la permarexia.

Presentar una solución simple a un problema complejo, nos hace caer en la trampa de la lógica del metabolismo, de consumo y gasto de calorías, porque parece que así no podemos equivocarnos.

Pero como siempre, nos olvidamos del factor humano, porque las personas son mucho más que un metabolismo.

No podemos reducir la resolución de un problema humano a un solo aspecto, en este caso el metabólico.

Una de las claves de la nutrición está en la variedad alimentaria. La clave de la construcción de un criterio personal está en la variedad de opiniones.

Los dogmas y las doctrinas sociales son lo que llevan a ocultar informaciones indispensables para entender qué es la Nutrición, como lo fue el experimento de Minnesota que ha permanecido en el anonimato durante tantos años.

Alimentación variada y puntos de vista diferentes son necesarios para alimentar nuestro cuerpo y nuestra mente. Espero que este artículo te haya resultado de lo más nutritivo.

Ésta es la explicación por la que no debes pasar hambre para adelgazar.

Te interesa:

Tu relación con la comida: ¿es buena o tóxica?

Para saber más


Deja un comentario

Responsable: Fernando Aceiro, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en los servidores de mi plataforma de email marketing Mailchimp, ubicados en EEUU y acogidos al EU-US Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@fernandoaceiro.com. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.

×

¡Hola!

Haz clic para chatear conmigo en WhatsApp o envíanos un correo electrónico a info@fernandoaceiro.com

× ¿Hablamos?