El precio de nuestra salud: cómo influye el precio de los alimentos en nuestra dieta. 

Compartir Post

El precio de nuestra salud: cómo influye el precio de los alimentos en nuestra dieta. 

¿Qué determina tu manera de alimentarte: tu preocupación por la salud, los alimentos disponibles en el mercado o tu instinto de supervivencia? 

El precio de los alimentos nos indica cuáles están disponibles a nuestro bolsillo y cuáles no. Así es cómo el precio está totalmente relacionado con nuestro instinto de supervivencia, porque sin dinero no hay comida. Los motivos económicos influyen poderosamente en la dieta que seguimos.

Aquí la pregunta clave es, si nuestra manera de alimentarnos depende tanto de los precios, quién pone precio a nuestra salud y cómo lo hace.

▶️ El primer factor que influye en el precio de nuestra salud es la desinformación:

Que trabaja a dos niveles:

  1. A nivel local:

Puedes verlo en la publicidad de la TV o en el supermercado. Cuando dicen que tal o cual alimento es una fuente de fibra y que está enriquecido en hierro, saben que se van a disparar las ventas frente a otros alimentos más nutritivos y de mejor calidad.

¿Qué no sabe el consumidor? Que el tipo de hierro que contienen se absorbe muy mal, además la cantidad tan exagerada de fibra que contienen dificulta la absorción del hierro y la fibra fácilmente fermentable es prácticamente inexistente en ese alimento.

Han creado en el consumidor el reflejo de enriquecido con fibra o superalimento y la creencia falsa de que ese alimento es mejor que el resto.

Así consiguen venderte productos de muy mala calidad y que son una competencia muy desleal frente a los productos realmente mejores porque no se venden. La clave está en desinformar.

2. A nivel global:

Los alimentos cotizan en la bolsa de valores, en concreto en el mercado de futuros.

Las noticias positivas sobre los beneficios para la salud de un alimento harán que su cotización se dispare en bolsa y todo lo contrario, las noticias negativas harán que baje de precio.

En la bolsa de valores se puede ganar dinero apostando cuando un valor va a subir y también cuando va a bajar, lo que se llama apostar a la baja.

Es normal que cualquier empresa relacionada con la alimentación, me refiero a grandes multinacionales, tengan mucho interés en que se den a conocer contenidos que ensalzan sus productos o hablen mal de los de la competencia. Incluso es normal que financien investigaciones sobre determinados alimentos para ver si pueden dar beneficios.

Hoy en día los investigadores que reciban financiación de estas empresas entrarán en un conflicto de intereses y deberían indicarlo en las conclusiones de sus estudios, porque las conclusiones de sus investigaciones estarían bajo sospecha de ser poco fiables, frente a los investigadores que no reciban esa financiación.

También se da con frecuencia el caso de recibir financiación de una segunda empresa o fundación sin ánimo de lucro que no tenga nada que ver con la alimentación pero que pertenezca al mismo grupo empresarial que la primera con lo que el conflicto de intereses se oculta fácilmente.

Es frecuente que los investigadores firmen un contrato de confidencialidad por el que no son dueños de sus descubrimientos, sino la empresa que les contrata, lo que es una buena manera de sellar la boca del investigador.

Por otra parte se suelen dividir las investigaciones en partes independientes para que cada investigador solo trabaje sobre la parte que le corresponde, así tampoco sabe qué está investigando ni para quién está trabajando realmente. 

Como ves es muy fácil manipular las informaciones sobre alimentos tanto para que suba el precio o para que baje y siempre ganar dinero apostando al alza o a la baja.

Por eso la información sobre alimentación no siempre busca informar a la persona que siente curiosidad, sino que persigue un fin de beneficio económico para alguien.

Otro aspecto a tener en cuenta es cómo se difunden las noticias en las redes. En muchos casos el objetivo de la noticia es conseguir audiencia. Para ello es necesario ser el primero en dar la noticia y llamar la atención exagerando la importancia de lo que se dice, es decir tratar por todos los medios que muchas personas la vean. 

Las redes dan prioridad a las informaciones que tienen más búsquedas entre los usuarios, porque las redes viven de la publicidad que enseñan a sus usuarios. Su misión no es dar un servicio público de información, sino ganar dinero.

Así predominan las informaciones del tipo los 10 alimentos que te hará adelgazar en una semana o la guía de alimentos que curan el cáncer. Y así se completa el círculo.

Los intereses comerciales predominan sobre los meramente informativos en el mundo de la alimentación. La información está al servicio de la gran industria, por eso algunas informaciones no son del todo fiables.

La información sobre alimentos, el precio de los mismos y tu manera de alimentarte están tremendamente relacionados y forman parte de este entramado financiero.

poner precio a la salud

▶️ ¿Cómo influye el mercado de futuros en el precio de nuestra salud?

El mercado de futuros es el más especulativo de todos los mercados. En él se pueden ganar fortunas o perder una cantidad de dinero escandalosa. Está al servicio sobre todo de los grandes inversores a nivel mundial.

Los inversores de este mercado acuerdan comprar o vender una cantidad determinada de un alimento a un precio negociado de antemano en una fecha concreta. Aunque no compran realmente el alimento sino el contrato de compra de ese alimento.

Entre los factores que influyen en el precio están la cantidad comprada, el plazo de tiempo hasta la entrega, los gastos de almacenamiento y los tipos de interés en general. 

En este mercado las guerras en países productores de alimentos o las catástrofes naturales son consideradas, por algunos, una bendición, porque influyen mucho en que se disparen los precios de ese alimento, ya que todo lo que produzca escasez es el verdadero negocio global.

Si el valor del alimento aumenta en la fecha acordada el comprador obtendrá un beneficio enorme y si el precio cae una perdida.

Entiende que las oscilaciones del precio pequeñas tienen un gran impacto en las ganancias o las pérdidas porque se compran cantidades gigantescas. Es un mercado muy lucrativo pero también muy arriesgado.

El número de inversores que especulan en contratos de alimentos se ha disparado en los últimos años y esto también afecta a toda la cadena de producción y distribución de alimentos, lo que se nota en las enormes cantidades invertidas en este mercado.

Además la contratación se hace de manera electrónica y eso inyecta un gran volumen de dinero en el mercado bruscamente, lo que hace que ganancias y pérdidas se multipliquen enormemente en cuestión de minutos.

▶️ ¿Cómo se puede especular con el precio de nuestra salud en estos mercados? 08:06

Sobre todo creando la sensación de escasez que es la técnica más rentable en este siglo.

Por ejemplo, con las amenazas globales, es decir el ya clásico fin del mundo en sus diversas manifestaciones, la gran hambruna mundial provocada por el cambio climático o una invasión alienígena que agotará nuestros recursos.

El catastrofismo funciona muy bien porque hace que los humanos acaparen alimentos, así aumenta el consumo y los beneficios en el mercado de futuros se disparan. Los alimentos acumulados en la despensa acabarán estropeándose con lo que aumenta el desperdicio y así aumentará más el consumo, y si consiguen que el miedo persista un tiempo, el consumo se mantendrá alto, los beneficios subirán y el desperdicio también.

Quédate con la idea que el desperdicio no es la causa de la subida de precios ni de el hambre en el tercer mundo, porque es la consecuencia del miedo a la escasez.

El mercado de futuros es muy atractivo para las grandes empresas de producción agrícola porque se le pone precio a su producto y se pagará ese precio pactado en un plazo determinado, es decir tiene el atractivo de eliminar la incertidumbre. El agricultor pequeño no cuenta para nada en este mercado sino las multinacionales.

La compañía que procesa los alimentos ya sea la fábrica multinacional de pizza congelada o el servicio de catering global, también trabaja con un precio conocido de antemano, por eso compran en el mercado de futuros, para eliminar la incertidumbre de unos precios que puedan dispararse de forma inesperada. Es un mercado que en teoría está pensado para proteger al vendedor frente a una caída brusca de los precios y al comprador frente a una subida brusca de los precios.

Pero la realidad de los mercados financieros es que son muy atractivos para los grandes especuladores que son los que en definitiva dictan el precio de alimentos y materias primas entre otros.

 Así se compra con la esperanza de que habrá una catástrofe real o una noticia catastrofista que modifique los precios para conseguir grandes beneficios lo que afecta mucho a los precios que pagan los consumidores y a lo poco que ganan los agricultores.

Hay quien piensa que si no hubiese suficientes desgracias en el mundo estos señores las inventarían.

especulacion

▶️ Te pongo un ejemplo de cómo utilizaría la situación actual un especulador global para ganar una fortuna en el mercado de futuros.

Aquí los protagonistas son los grandes inversores, bancos, fondos de inversión y multinacionales, los que realmente deciden los precios porque pueden inyectar grandes sumas de dinero en el mercado de futuros creando una burbuja especulativa que produce una gran volatilidad, es decir con grandes oscilaciones en los precios que es donde se obtienen grandes beneficios como te expliqué al principio. 

Además el mercado agrícola en su conjunto es pequeño en comparación con otros mercados por eso es tan fácil influir en los precios cuado se invierten miles de millones.

Los bancos, los fondos de inversión y las multinacionales no se dedican a la alimentación sino que especulan con ella, esto hace que los precios oscilen muchísimo. 

No es culpa de los agricultores, no es que tú seas culpable del hambre en el tercer mundo y no es que la guerra de Ucrania sea la causa de la subida de los precios como te han dicho. 

¿Sabías que cuando el precio del trigo alcanzó el máximo histírico durante la guerra de Ucrania, JP Morgan lanzó una campaña de marketing animando a pequeños inversores a invertir en sus fondos agrícolas para especular con su dinero?

Muchos expertos han pedido reiteradamente a los gobiernos que actúen para impedir esta especulación salvaje, pero siguen sin hacer nada al respecto porque están ocupados en otra cosa.

Ahora han descubierto el negocio de utilizar el cambio climático para enriquecerse a costa de repetir que una sequía se producirá a nivel global y traerá una gran escasez de alimentos. Lo mismo harán con la guerra de turno, una catástrofe natural  o un confinamiento.

precio final

▶️ ¿Cómo actúan las multinacionales agrícolas a nivel local?

Es muy frecuente que se instalen en un país y sobre-exploten la tierra, vacíen los acuíferos, destruyan el modo de vida de los agricultores locales respetuosos con la tierra y cuando agotan los recursos naturales, se van con su dinero a otro país. 

Entonces es cuando se culpa a los agricultores locales arruinados de no ser respetuosos con el planeta y a la sequía por culpa del cambio climático provocado por los coches. Se trata de echar la culpa a un inocente que no tenga ningún poder.

Es una maquinaria muy bien engrasada que extiende sus tentáculos a dónde menos te lo imaginas. Por ejemplo cada vez que encargas comida a domicilio estás dando tus datos gratis, por ejemplo qué tipo de comida prefieres, cuántos comensales sois aproximadamente, la hora a la que encargas la comida puede indicar qué haces mientras comes, los días de la semana que la encargas pueden indicar tu actividad laboral o tus relaciones sociales.

Es aquí cuando te convierten en una estadística y con otras personas de gustos similares a los tuyos, se elabora un perfil de usuario y ya saben qué venderte y cómo hacerlo. Ya está todo estudiado. Esa información la comprarán otras cadenas de distribución y restauración para saber qué venderte la próxima temporada y a qué precio hacerlo.

Todo esto no tendría nada de malo si el principal objetivo fuese beneficiar al consumidor y de esa manera obtener un beneficio empresarial, pero estamos hablando de esclavizar tu conducta alimentaria, utilizando dos herramientas que son la comodidad y un precio competitivo frente a unos precios de los alimentos al alza. Por eso hay platos preparados que son más baratos que sus ingredientes por separado.

▶️ ¿Hasta qué punto eliges libremente lo que vas a comer?, ¿hasta qué punto son las distribuidoras o las grandes empresas de comida a domicilio las que eligen por ti?

Prácticamente lo único que puedes elegir libremente es un plato del menú que ofrecen.

Además estas empresas utilizan los perfiles para obtener un beneficio y no darte a ti un servicio que te ayude, por ello tratan de hacerte encajar en lo que a ellos les interesa y tratan de imponerte sus estrategias comerciales creándote necesidades ficticias. Lo normal es que caigas en la trampa de la comodidad y tengas unos hábitos alimentarios que no te benefician a ti ni al planeta, pero sí a las multinacionales.

Ten en cuenta que la alimentación verdaderamente saludable es la que se basa en los alimentos frescos o de temporada, el aceite de oliva o el té verde está bien consumirlos, pero en un contexto de alimentos frescos que es dónde tendrán su mayor impacto sobre tu salud. 

El problema de los alimentos frescos es que son perecederos y es difícil especular con ellos a gran escala, me refiero que los alimentos más frescos son producidos localmente.

La especulación en el precio de los alimentos es el gran amplificador del hambre en el mundo porque cada día produce más pobres y magnifica otros problemas que ya estaban ahí. La solución del hambre en el mundo es política y corresponde a los políticos, no al pobre ciudadano de a pié. 

Prueba a hacerte esta pregunta ¿de dónde vienen y a dónde van los ministros de economía cuando no están en el gobierno?, sobre todo en la banca internacional o el fondo monetario. Da mucho que pensar esto de la puerta giratoria… Pero casi todo el mundo asume que la causa del hambre en el mundo es tu desperdicio y el mío. 

Con la guerra de Ucrania nos han dicho que la mayoría del trigo que se consume en Europa viene de allí y que por la guerra han subido los precios de todo. Y ¿qué pasa con los campos de cultivo locales, de kilometro 0?

Todos sabemos que traer el trigo de tan lejos lo encarece el transporte y además contribuye al cambio climático. Algunos pensaréis que no es así porque utilizan biodiesel. Pero para producir un litro de biodiesel necesitas consumir algo más de un litro de combustible fósil ¿cómo se explica?

alimentos caros

▶️ ¿Los alimentos forman parte de una geoestrategia?

Hoy en día para entender la importancia de los alimentos en el mundo es necesario hacerlo desde el concepto de geoestrategia y en concreto desde lo que en geoestrategia llaman seguridad alimentaria. 

Es decir el impacto que tendría la comida en una sociedad o mejor dicho la escasez de comida y cómo utilizar ese impacto contra países enemigos o contra la sociedad del propio país cuando se obtiene un beneficio económico. 

En geoestrategia se considera que el acceso a los alimentos es muy importante para la estabilidad social de un país, el hambre destruye el tejido social, produce mucha inseguridad y afecta a la estabilidad. 

De la misma manera que puede afectar a países enemigos puede afectar a gran parte de la población mundial, por eso muchos expertos consideran que habría que dar a la seguridad alimentaria la misma importancia que a otros temas candentes como el terrorismo, el narcotráfico o los desastres naturales.

Si continúa la especulación alimentaria y los precios no paran de subir quién podrá pagarse la dieta mediterránea, quién podrá comer saludable cuando cultivar alimentos saludables no sea rentable.

El precio de los alimentos determina aquello que comemos. Las dietas saludables las inventaron personas que comían aquello que ellas mismas producían porque sabían una gran verdad, «con la comida no se juega».

No hace falta ser adivino para predecir una gran hambruna, pero decir que será a causa de la escasez de alimentos parece un cuento chino, porque todo indica que esa gran hambruna la producirá la escasez de alimentos a precios asequibles.

Y hablando de los chinos, que opina este imperio emergente de la disponibilidad de alimentos. El Consejo de Estado de la república Popular de China en un documento del año 2019 indica que 

el pueblo es la base de un país; la comida es la primera necesidad de la población. Dado que los alimentos deciden la prosperidad nacional y el bienestar de la población, la seguridad alimentaria es un requisito previo fundamental para la seguridad nacional” 

Hoy China tiene una presencia exagerada en America Latina y en Africa donde desarrolla numerosos proyectos de producción alimentaria orientados al mercado chino.

Quiero destacar una frase de Marina Catena, directora de la oficina del Programa Alimentario Mundial en Paris.

Los seres humanos hacen tres cosas cuando ya no tienen que comer : se rebelan, emigran y se mueren.”

Por qué no se fomentan los diferentes tipos de agricultura sostenible que ya existen. Favorecer una agricultura local al servicio de los ciudadanos acabaría con gran parte de esta especulación y reduciría los costes de producción y transporte y así estarían haciendo algo sensato para evitar los incendios forestales.

Hay países que han vendido, políticamente hablando, su autonomía agrícola en favor de ortos países vecinos. Por eso tienen unas políticas agrícolas desastrosas y muchas veces utilizan el cambio climático como coartada de sus trapicheos. 

Hacen imposible la supervivencia a sus agricultores para que abandonen la producción alegando que perjudican al planeta, pero no hacen nada por favorecer una agricultura sostenible y es normal que compren alimentos al país vecino que no tiene ningún escrúpulo en favorecer técnicas agrícolas nada sostenibles con pesticidas muy peligrosos.

Después del confinamiento y la guerra de Ucrania todos sabemos que un país tiene que producir la mayoría de los alimentos que consume, así como las mascarillas, medicamentos y todos los productos estratégicos a su alcance. 

▶️ Conclusión:

La causa de la subida del precio de los alimentos y del precio de nuestra salud la tiene una burbuja especulativa que los grandes inversores han creado a su medida en el mercado de futuros.

Las burbujas económicas son tan antiguas como la humanidad y se pueden hacer prácticamente con todo. Seguramente habrás oído hablar de las burbujas inmobiliarias o las del petróleo. 

La primera burbuja de la que se tienen noticias históricas contrastadas se produjo en el siglo XVII en los Países Bajos con el precio de los tulipanes, se conoce como la crisis de los tulipanes. Así como lo oyes.

Los bulbos de tulipanes llegaron a valer una fortuna. La burbuja estalló en el año 1637 dejando a muchas personas en la ruina y algunos pocos, más millonarios.

Es un dato histórico que cualquiera puede comprobar, hasta aparece en la Wikipedia.

Piensa que si eso ocurrió con unas flores, no te extrañes que hagan lo mismo con los alimentos.

Te recomiendo que veas mi vídeo: Historia de una pandemia en el que hago un análisis de algo que ocurrió en la Edad Media y que también es un hecho histórico comprobado.

Si el transporte de alimentos desde lugares lejanos se contradice con las políticas de cambio climático, (lo correcto sería que se promocione el consumo de alimentos de kilómetro cero) ¿a qué están jugando los que le echan la culpa del cambio climático a tu automóvil?

Los alimentos tienen un enorme peso geoestratégico que algunos países tradicionalmente productores no están teniendo en consideración, véase el caso de algunas crisis recientes en las que fueron los agricultores locales quienes alimentaron a la población y quienes sufrieron unos aumentos de costes que no les dejaron un margen de beneficios.

Es muy importante que sepas que no tienes la culpa del hambre en el mundo ni de la subida de los precios de los alimentos. Y que el precio de los alimentos determina cómo nos alimentamos, por eso muchos ciudadanos de países mediterráneos han abandonado la dieta mediterránea en favor de una dieta que les permita llegar a fin de mes.

Si quieres hacer algo para solucionar esta situación consume productos locales frescos, no importa que comas alguna fruta exótica muy saludable o pongas pasta de miso en tus guisos porque te estarás alimentando bien, lo importante es que no asumas una culpa que no te corresponde y no dejes que nadie te manipule.

Si te alimentas con más productos frescos estarás más sana, ayudarás a garantizar el suministro alimentario ante el próximo confinamiento o la guerra de turno y estarás luchando contra los incendios forestales porque estarás ayudando a que la población rural limpie los montes para proteger su modo de vida y el tuyo. 

Aliméntate bien para qué nadie le ponga precio a tu salud.

▶️ Te interesa:

Historia de una Pandemia

Té verde ¿adelgaza?

▶️ Nuestras formaciones

▶️ Podcasts

Compartir Post

Los Mejores Artículos Relacionados

Deja un comentario

Responsable: Fernando Aceiro, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en los servidores de mi plataforma de email marketing Mailchimp, ubicados en EEUU y acogidos al EU-US Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@fernandoaceiro.com. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.