Pastelitos de espinacas


Mis pastelitos de espinacas y queso son otro guiño a la dieta griega que sabe utilizar muy bien el queso para aumentar el consumo de verduras.

Se pueden tomar solos con ensalada o con salsa de tomate, son una excelente comida para llevar a cualquier sitio porque no desentonan en una excursión o para comer en el trabajo. Calientes o fríos están igual de bien.

Los pastelitos pertenecen a ese tipo de comida sabrosa, que se hace en un momento y que nuestro buen amigo el horno se encargará de cocinar. Los pastelitos de espinacas y queso te ahorrarán mucho trabajo y siempre son un éxito asegurado.

Todos los ingredientes de los pastelitos de espinacas y queso podrían formar parte habitual de tu despensa. Podrían ser uno de esos platos que prepares cuando no puedes salir a comprar o necesitas preparar algo saludable, sabroso y rápido. Ya no querrás encargar una pizza para cenar porque serás capaz de preparar estos pastelitos en un momento.

¿No te lo crees? Te lo demostraré, vamos con la receta:

pastelitos de espinacas.

▶️ Ingredientes de los pastelitos de espinacas y queso:

  • 3 huevos.
  • 200 gr de espinacas.
  • tomates
  • 250 gr de harina integral.
  • 100 gr de queso emmental rallado
  • Ajo
  • 60 ml de aceite.
  • 120 ml de leche desnatada
  • Un sobre de levadura.
Ingredientes de los pastelitos de espinacas.

▶️ Receta de los pastelitos de espinacas y queso:

  • Vierte todos los ingredientes en un bol (huevos, leche, aceite , harina integral)
  • Remueve y añade la levadura química
  • Esta parte del proceso la puedes hacer con la batidora.
  • Integra bien, añade el queso Emmental rallado y las espinacas cocidas y troceadas. En esta fase no utilices la batidora eléctrica.
  • Vierte en moldes.
  • Reparte el contenido uniformemente para que todos se hagan por igual.
  • Añade por encima unos tomatitos y un poco más de queso Emmental rallado
  • Hornea 20 minutos a 180 ºC 
  • Espera a que enfríen para desmoldarlos.
Hórnea los pastelitos de espinacas.

La cocina saludable es un buen ejemplo de hacer mucho con poco. El secreto está en simplificar, para convertir en útil lo que de otra manera sería una receta engorrosa que nadie cocinaría.

El hábito de comer saludable a diario se hace construyendo un repertorio de recetas como esta, saludable, sabrosa y que puedas preparar en un momento. Y también es importante que no te obligue a limpiar y recoger un gran desorden. 

La característica principal de estas recetas es esa simplicidad que las hace tan prácticas. La simplicidad implica conocer los propios límites. Conocer los propios límites implica moverse en el territorio de las expectativas realistas. Es decir es moverse en el territorio de la cocina práctica, la que se puede cocinar todos los días, la que vale para todas las ocasiones y para todos los lugares.

Las expectativas irreales sobre la cocina implican platos complicados, a los que tienes que prestar toda tu atención mientras cocinas. El resultado son platos que solo puedes preparar en determinadas ocasiones, que te dejan cansada y de malhumor. El resultado es una manera de cocinar apta solo para cocineras superdotadas.

La Cocina de LARA: pastelitos de espinacas.

Conocer los propios limites es cocinar desde la expectativa de las necesidades reales de las personas, teniendo en cuenta los aspectos más importantes de cocinar como son la salud, el sabor y la capacidad de reproducir un buen resultado muchas veces. No tendrás que prestar atención al procedimiento porque es tan sencillo que se convertirá en automático. Por eso las personas que practican este estilo de cocina sienten que cocinar les aporta paz. La utilizan como una terapia.

Tan solo es necesario respetar tus limites, cocinar en el territorio de las expectativas realistas y no pretender sorprender a nadie, ni hacerlo todo perfecto. La cocina casera no puede tener un aspecto perfecto y siempre sorprende por su sabor. Nadie se espera que tras su aspecto “casero” surjan ese sabor tan espectacular que viene de lo sencillo.

La cocina casera es el Wabi-sabi de la filosofía japonesa en estado puro. La realidad nunca es perfecta, pero es adecuada: Wabi-sabi: la belleza de la cocina hecha en casa.

Te interesa:

Pastelitos saludables de zanahoria y langostinos

17 alimentos para una piel saludable

NUESTROS PODCAST


Deja un comentario

Responsable: Fernando Aceiro, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en los servidores de mi plataforma de email marketing Mailchimp, ubicados en EEUU y acogidos al EU-US Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@fernandoaceiro.com. Para más información consulte nuestra Política de Privacidad.